Sentir, luchar, vencer ... podemos

jueves, abril 05, 2007

Mujeres e islam


A continuación algunos casos de mujeres en el islam, la religión de la "libertad" y la "paz":


EL JUEZ CONSIDERA QUE NO ES PORNOGRAFÍA
Absuelta la Playboy de Indonesia

La Fiscalía solicitaba para el acusado 32 meses de cárcel por violar el sentido de la decencia. Los radicales islámicos recibieron la versión indonesia de la famosa revista estadounidense como un signo de degradación moral y protagonizaron numerosas protestas y altercados, hasta el punto que 'Playboy' trasladó su oficina de Yakarta a la más aperturista isla de Bali, un centro turístico donde la población es mayoritariamente hindú, tras sufrir varias agresiones.



ENCERRARÁ EN LA CÁRCEL A QUIEN LO HAGA
Eritrea pone fin a la ablación

"La mutilación genital femenina produce dolores y sufrimientos considerables a las mujeres y puede llegar a amenazar a sus vidas", añade el Gobierno eritreo en un comunicado difundido en su página de internet.


Lesbianas árabes

http://haaretz.com/hasen/spages/843711.html

La primera conferencia de lesbianas árabes israelíes fue llevada a cabo miércoles en Haifa por la organización Asawat (“voces”). Las discusiones trataron la homosexualidad en el mundo árabe y la triple discriminación de ser mujer, lesbiana y árabe.
Una participante habló sobre su experiencia personal de trasladarse a Tel Aviv con el pretexto de continuarla los estudios, mientras que realmente intentaba, “contestar a las muchas preguntas que se presentaron en adolescencia,”
Los participantes también hablaron de las luchas de lesbianas para destapar su identidad sexual y del miedo de ser dañadas. Como medida preventiva, la fotografía fue prohibida en la conferencia y los oficiales de seguridad escoltaron a los participantes y protegieron el lugar.
Unas 300 personas participaron en el acontecimiento, incluyendo lesbianas y homosexuales árabes y judíos, así como feministas de Israel y al exterior. Fuera del auditorio se celebró una manifestación de hombres y mujeres afiliados al movimiento islámico. “La actividad de estas mujeres disminuye el valor del del ser humano y sus acciones no se aceptan por el musulmán y en el mundo palestino,” dijo MK Abbas Zakoor (Ra'am-Ta'al), que dirigió la demostración.




Si alguno piensa que lo del vídeo es un montaje puede que tenga razón. Pero yo he visto personalmente algo similar. Fue en un MacDonald de El Cairo y una "cucaracha" como esa se comía una hamburguesa medio levantándose el velo. Además llevaba guantes. También negros.

Algunas cosas parece que evolucionan aunque solo sea un poquito. Pero no nos engañemos, en el islam la mujer está supeditada al hombre, es inferior. ¿Qué algunas no quieren que sea así y están dispuestas a luchar por evitarlo? Estupendo, ¡ojalá fueran muchas!
Haríamos bien en preguntarnos por que esa actitud del islam hacia la mujer. ¿es desprecio? ¿odio? ¿temor? ... El siguiente artículo es muy orientativo:


Deseo femenino y trauma islámico
Daniel Pipes (dirige el Middle East Forum)
Las fotografías de la prisión de Abu Ghraib en Irak tocaron de tal modo la fibra sensible del mundo musulmán que un analista dijo que las fotos de violaciones "igualarían una explosión nuclear" de ser vistas en países musulmanes. Reacciones tan extremas traen a colación el delicado tema del sexo en las relaciones entre musulmanes y occidentales.

Los mundos occidental e islámico poseen premisas enormemente diferentes acerca de la sexualidad femenina. Me baso en las ideas expuestas por Fátima Mernissi en su libro de 1975, traducido al inglés como Beyond the veil (Más Allá del Velo) y que trata sobre las relaciones entre hombres y mujeres en la sociedad musulmana moderna. En Occidente, hasta no hace mucho se asumía que hombres y mujeres experimentan el eros de modo diferente, con el varón emprendiendo activamente la caza, seducción, y penetración, y la hembra aguantando la experiencia pasivamente. Sólo últimamente la idea de que las mujeres tienen también deseos sexuales tomó fuerza.

Considerando la reputación musulmana de tradiciones arcaicas, es irónico observar que la civilización islámica no sólo retrata a las mujeres como sexualmente deseosas, sino que las considera más apasionadas que los hombres. De hecho, entender esto así ha determinado el lugar de las mujeres en la vida musulmana tradicional.

Según la visión islámica, tanto los hombres como las mujeres buscan la cópula, durante la cual sus cuerpos experimentan procesos similares, trayendo placeres similares. Si los occidentales vieron el acto sexual tradicionalmente como campo de batalla donde el varón ejerce su supremacía sobre la hembra, los musulmanes lo vieron como un placer tierno y compartido.

De hecho, los musulmanes en general creen que el deseo femenino es tan grande comparado con el equivalente masculino que la mujer es vista como cazadora y el hombre como su víctima pasiva. Si bien los creyentes sienten poca incomodidad ante los actos sexuales en sí mismos, se obsesionan con los peligros planteados por las mujeres. Tan fuertes piensan que son sus necesidades, que ellas acaban representando las fuerzas de la sinrazón y el desorden. Los deseos desenfrenados y la atracción irresistible de una mujer le dan un poder sobre los hombres que incluso rivaliza con el de Dios. Ella debe ser contenida, porque sus actitudes desenfrenadas de sexualidad suponen un peligro directo para el orden social. (Simbólico de esto es el término árabe fitna que significa tanto desorden civil como mujer hermosa).

La estructura social musulmana entera puede entenderse como la contención de la sexualidad femenina. Es prioritario separar los sexos y reducir el contacto entre ellos. Esto explica costumbres tales como cubrir las caras de las mujeres y separar los habitáculos donde las mujeres residen, o el harén. Muchas otras instituciones sirven para reducir el poder femenino sobre los hombres, tales como su necesidad del permiso de un varón para viajar, trabajar, casarse, o separarse. Es revelador que una boda tradicional musulmana tuviera lugar entre dos hombres –el contrayente y el guardián de la esposa.

Incluso las parejas casadas no deben compenetrarse demasiado; para asegurarse de que un hombre no se vea demasiado consumido por la pasión por su esposa como para descuidar sus deberes para con Dios, la vida familiar musulmana restringe el contacto entre los esposos dividiendo sus intereses y deberes, desequilibrando su relación de poder (ella es su criada más que su compañera), y fomentando la relación madre-hijo sobre la conexión marital.

En conjunto, los musulmanes vivieron hasta tiempos premodernos estos ideales Islámicos para las relaciones hombre-mujer. Pero la ansiedad porque la mujer rompiera sus restricciones persistió y trajo la perdición a la comunidad.

Esas ansiedades se multiplicaron en los últimos siglos conforme la influencia occidental se extendió por todo el mundo musulmán, porque la costumbre occidental choca casi siempre con la islámica. Los dos están divididos por la mejora de poder y libertad que las mujeres han ganado a través de la igualdad legal, la monogamia, el amor romántico, la sexualidad abierta, y una miríada de otras costumbres. En consecuencia, cada civilización mira a la otra profundamente recelosa, por no decir como bárbara.

Para muchos musulmanes, Occidente no sólo plantea una amenaza exterior como el invasor infiel; también erosiona los mecanismos tradicionales para hacer frente a la amenaza interna, la mujer. Esto conduce al temor extendido de adoptar los usos occidentales y a una preferencia en su lugar por apegarse a costumbres más antiguas. Las diferencias en la sexualidad, en otras palabras, contribuyen a una repugnancia musulmana en conjunto hacia la aceptación de la modernidad. El miedo a los usos eróticos occidentales termina reprimiendo a los pueblos musulmanes en los escenarios políticos, económicos, y culturales. Las aprensiones sexuales constituyen una razón clave del trauma del Islam en la era moderna.

Y esto explica la extrema sensibilidad hacia temas tan variados como muchachas usando pañuelos en las aulas francesas, las matanzas "de honor" en Jordania, las mujeres conductoras en Arabia Saudí, y esas fotografías de la prisión de Abu Ghraib de Irak.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal