Sentir, luchar, vencer ... podemos

sábado, octubre 28, 2006

El refugio de las Trece Barras

Tiempo resevado a la locura.

¡Qué pena!, ¿hacia donde camina este Betis?, es el comentario generalizado de una afición cansada, asqueada y harta de aguantar mentiras y discursos que competirían sin ningún género de dudas en el club de la comedia.

Hace un año, el Real Betis Balompié paseaba con orgullo su nombre por algunos de los escenarios más relevantes del concierto futbolístico europeo, hace poco más de un año, a orillas del Manzanares, Cañas levantaba una Copa del Rey. Hoy el Betis es un cadáver futbolístico, sin patrón de juego, sin ideas claras, divagando continuamente sin saber qué quiere, por culpa principalmente de un accionista mayoritario que escondido de forma oportunista en su refugio del Fontanal, manda igual ó más que antes de la pantomima del pasado mes de mayo.

Dicen los psicólogos y los médicos dedicados al estudio de la mente, que el ser humano en muchos casos, no en todos, cuando se hace sexagenario se encasilla, se vuelve gruñón y por momentos es víctima de la llamada enajenación mental transitoria. La verdadera lástima es que este extremo está afectando seriamente a la ya centenaria institución de La Palmera, con un entrenador en el que las contradicciones son la rutina diaria, con unos jugadores acomódados en la incompetencia y sobre todo con un mandamás que sufre serias alteraciones en su comportamiento.

No quiero hacer ahora un estudio pormenorizado de lo que es la mente humana, ni quiero ni estoy preparado, pero viendo las continuas barbaridades que se suceden en el Betis, uno ya no sabe si Heliópolis es un geriátrico o si los loqueros debieran darse una vuelta por allí. Episodios como la ira y envidia (versus Serra Ferrer) del individuo en cuestión , capítulos como el tremendo daño que el Valencia le hacía al Betis por no querer ganar a los de abajo o escenas como las de mandar a un futbolista a darse una vuelta por Albacete, debieran ser analizados por los reparadores de la mente humana, ya que cada vez son más claras las sospechas de que a más de uno se le ha ido la cabeza.

Pero sabeis lo que es verdaderamente triste, que los enfermos no eligen sus penurias y que los dementes no son conscientes de lo que hacen, aunque en el caso del que nos ocupa y a diferencia de lo anterior, éste además de hacer cosas raras, tiene mala, muy mala idea y sigue mandando en el Betis.

¡¡Viva el Betis manquepierda!!

Etiquetas:

1 comentarios:

  • respaldar las investigaciones que intentan dar luz a la masacre del 11-M? eres un poco triste

    De Anonymous Anónimo, A las 1/05/2007 7:44 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal