Sentir, luchar, vencer ... podemos

martes, abril 15, 2008

La fiesta de la Libertad


Noche del 14 de Nissan de 5768 (19 de abril de 2008). Comienza Pesaj. Durante una semana el pueblo judío festejará la LIBERTAD.

Pésaj (en hebreo פֶּסַח)[Literalmente "saltear"] es la festividad judía que conmemora la salida del pueblo judío de Egipto, relatada en el libro bíblico del Éxodo.
El pueblo judío ve en el relato de la salida de Egipto como el hito que marca el nacimiento del pueblo como tal.
La festividad es uno de los tres Shalosh Regalim (Fiestas de Peregrinaje) del Judaísmo, ya que durante la época en que el Templo de Jerusalén existía, se acostumbraba a peregrinar al mismo y ofrecer ofrendas.
La festividad dura siete días (ocho en la Diáspora), y durante la misma está prohibida la ingestión de alimentos derivados de cereales (trigo, cebada, centeno, avena y espelta) fermentados, llamados en hebreo Jametz (חמץ) (la raíz de la palabra indica "fermentación"). En su lugar, durante la festividad se acostumbra a comer Matzá (מצה), o pan ácimo. Según la tradición, el pueblo judío salió de Egipto con mucha prisa y sin tiempo de prepararse, por lo que no hubo tiempo para dejar leudar el pan para el camino, y de esta creencia deriva la prohibición de ingerir Jametz.
Durante la primera noche de la festividad (las dos primeras en la Diáspora) se acostumbra a llevar a cabo una tradicional cena, llamada "Séder" (סדר), durante la cual se relata la historia de la salida de Egipto.
La festividad de Pésaj se origina en el gran acontecimiento del Éxodo de Egipto. Los Hijos de Israel salen de la servidumbre a la libertad, y la profusión de leyes que rigen la celebración, tiene por objeto rememorar ese hecho.
El motivo central de la festividad de Pésaj es la libertad ("jerut"). Pero la libertad no es un fin en sí mismo. No en vano, el Pueblo de Israel ha debido permanecer por mucho tiempo en un país donde un enorme poder se concentraba en manos de unos pocos, el monarca se adjudicaba rango divino y la gente común vivía oprimida. Por haber experimentado la injusticia en carne propia, aspiraba ese pueblo a construir una sociedad más justa.
La "Hagadá" subraya que a cada nueva generación le corresponde renovar el compromiso de la libertad, superando las barreras del tiempo: "Cada generación debe verse a sí misma como si hubiera sido ella la que salió de Egipto". Y la estructura misma de su texto simboliza los estrechos lazos entre el pasado, el presente y el futuro del Pueblo de Israel.

Aquí, aquí y aquí podemos conocer más sobre Pesaj.

En este momento no podemos olvidar dos circunstancias especiales. Una debe llenar de orgullo a todos los judíos y a los que nos sentimos amigos de ellos: en 1943 un Pesaj brilló por encima de los demás cuando los combatientes del Ghetto de Varsovía se levantaron y plantaron cara a los nazis.
La otra debe llenarnos de vergüenza y dolor al comprobar que
tres soldados de Israel volverán a pasar otro Pesaj secuestrados sin que nadie haya sido capaz de libérarlos.



¡JAG PESAJ SAMEAJ!

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal