Sentir, luchar, vencer ... podemos

viernes, enero 19, 2007

La corrupción de la ONU

Inevitable corrupción en la ONU

Lo normal de una organización poderosa que carece de contrapeso ninguno es que se bañe en un cenagal de corrupción. Esa es la historia de la ONU, cuyos miembros están protegidos por la inmunidad diplomática y que, al contar con el apoyo nada disimulado por parte de la prensa, disfrutan también de una inmunidad diplomática casi completa. Así, no es de extrañar que la corrupción, no sólo económica, forme parte de la vida diaria de la organización internacional.

Bevon Sevan, responsable del programa Petróleo por Alimentos, acaba de ser acusado por cometer fraude y recibir sobornos por la justicia norteamericana, que ha cursado una orden de busca y captura a través de Interpol. También se busca al cuñado de Butros-Gali, el predecesor de Annan, y previamente se condenó a un empresario que era visitante habitual de la residencia del egipcio. Súmese esto al caso de Kojo, el hijo de Kofi Annan también implicado y tendremos un cuadro bastante exacto del nepotismo y la corrupción inherentes a la cultura de la impunidad que impera en la ONU, una cultura que acaba de sufrir el ataque más importante en la historia reciente de la organización con esta resolución de la Justicia.

El nuevo secretario general Ban Ki-moon podría demostrar que algo ha cambiado, al menos, en la cabeza del tinglado si retirara la pensión completa que aún hoy cobra Bevon Sevan de la ONU y le pidiera públicamente que dejara de esconderse en Chipre y respondiera a las peticiones del tribunal. Sin embargo, ese gesto tampoco significaría gran cosa a largo plazo, pues la estructura de incentivos que rige en esa burocracia conlleva casi inevitablemente el abuso y la corrupción, aunque al menos permitiría averiguar si sus promesas de "recuperar la confianza" son algo más que palabras. Aquellos que pomposamente se declaran "amigos de la ONU", si su posición fuera algo más que una grandilocuente forma de afirmar su superioridad moral, deberían darse cuenta de que la mejor ayuda que podrían brindar a la organización sería vigilar con más atención sus actividades y denunciar con vigor sus excesos.

En Somalia, los cascos azules tenían un par de aficiones llamadas "el disparo turco" y "el submarino". La primera consistía en disparar desde lejos a un grupo para ver cuántos caían. La segunda en echar niños que no supieran nadar al río para ver cuántos eran rescatados por sus familiares antes de ahogarse. El día en que los abusos como estos, que no son más que un ejemplo entre decenas, abran más portadas y merezcan más titulares que los mucho menos graves Abu Ghraib y Guantánamo (la prisión estadounidense, que de la cubana jamás se dice nada), quizá haya una esperanza de que la ONU pueda reformarse. Mientras eso no suceda, seguirá como hasta ahora, protegiéndose con el mismo manto de antiamericanismo que sus amigos de la prensa.

Hay más sobre los "luchadores por la paz"

20/12/04

El escándalo de los presuntos abusos sexuales por parte de cascos azules en
África se ha ampliado con la descripción de nuevos casos y de supuestas
amenazas a los investigadores de Naciones Unidas. Las primeras acusaciones
se realizaron hace dos años, pero sólo ahora se empieza a conocer su
gravedad, al tiempo que la organización internacional finalmente ha
reconocido que tiene un problema y ha tomado medidas contra los presuntos
culpables.

El viernes, la ONU suspendió a dos cascos azules estacionados en Burundi
por presuntas conductas sexuales inapropiadas que no divulgó, pero
aparentemente eso es sólo la punta del iceberg. Naciones Unidas ha indicado
que investiga a más de 150 personas de su misión en la República
Democrática de Congo, su mayor operación de paz en África, por la misma
razón y ha confirmado que se ha incautado de fotos y vídeos pornográficos
captados por su personal.

Un informe confidencial de esta organización detalla 68 casos de presuntas
violaciones, prostitución y pederastia por parte de cascos azules de
Uruguay, Túnez, Sudáfrica, Pakistán, Marruecos y Nepal, según indicó el
periódico ’The Washington Post’, que tuvo acceso al documento. Además,
soldados de los tres últimos países presuntamente amenazaron a los
investigadores de la ONU e intentaron sobornar a testigos de los delitos
para que cambiasen su versión de los hechos.
Sexo, drogas y rock&roll pagados por nuestros bolsillos y al servicio de dictadores, tiranos y reyezuelos. Eso es la ONU.

Etiquetas:

2 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal