Sentir, luchar, vencer ... podemos

domingo, enero 20, 2008

La historia de Al Fatah


A través de Andrés nos llega el siguiente artículo de BEATRIZ W. DE RITTIGSTEIN:

Abajo, una breve historia del movimiento Al Fatah. Me parece apropiado agregar algunos comentarios, comenzando por explicar que Fatah significa victoria o conquista. Conociendo su significado podemos tener alguna idea de sus propósitos.

Entre sus objetivos está:

12. Complete liberation of Palestine, and eradication of Zionist economic, political, military and cultural existence.

¨Completa liberación de Palestina y la erradicación de la existencia económica, política, militar y cultural del Sionismo.

En http://www.mideastweb.org/fateh.htm se puede leer el texto de su constitución y su escudo, donde se ve una espada y un fusil, para que no haya dudas... Su constitución llama a la erradicación del Sionismo, un eufemismo para no decir ¨Estado Judío¨ , muy de moda hoy en los medios para disimular el antisemitismo de siempre.
Para que Israel pudiera hacer cualquier acuerdo con los árabes palestinos que pertenecen a este movimiento, con Abás a la cabeza, esta organización y otras que la acompañan deberían disolverse y su gente comportarse como los vecinos que realmente son. Aunque, claro, esto es lo que hay y, cuando Israel dialoga, intenta demostrar a un mundo ciego y sordo, pero no mudo, que quiere la paz con ellas, aún cuando lo estén bombardeando todos los días.
¿Se puede pactar con Al Fatah si nació para erradicar al Estado de Israel?¿Se entiende bien por qué no aceptan que Israel sea un estado judío? Sería el primer paso para que cualquiera tuviera el derecho a entrar y petardearlo desde adentro.
El actual presidente de la autoridad palestina es también el máximo representante de Al Fatah, no se necesitan muchos argumentos más para explicarle a Bush, y al que no sabe nada del tema, que la paz no es posible hasta que todas estas organizaciones acepten que Israel está para quedarse, que sabe defenderse y que aquellos objetivos ya no podrán alcanzarse. Pero claro, para comprender y adaptarse a la realidad hay que ser capaz de pensar.
La historia de Al Fatah
A fines del año pasado, el movimiento nacionalista y secular palestino Al Fatah, al que pertenece el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, anunció la celebración del 43 aniversario de su proclamación como fuerza de resistencia, con lo cual reafirmó y ratificó las luchas y las formas de estas, que originaron su nacimiento. Beatriz W. de Rittigstein realiza una cronología de los fallidos procesos de paz y destaca diferencias y semejanzas entre Al Fatah y Hamás.
Fundado por Yasser Arafat en 1959, Fatah se unió a la OLP en 1968. Sus miembros se refugiaron en Jordania tras la Guerra de los Seis Días, donde organizaron revueltas contra el reinado del rey Hussein en 1970. Los palestinos fueron perseguidos y se refugiaron en el Líbano, cuyo equilibrio fue seriamente afectado. Tras la incursión israelí en dicho país durante 1982, los militantes de Fatah se dispersaron por varios países árabes, entre ellos Túnez, Yemen, Argelia, Irak, en donde se mantuvieron activos con el propósito de cometer embates terroristas.
Con los Acuerdos de Oslo, en 1993, Yasser Arafat, reconocido representante del pueblo palestino, firmó la Declaración de Principios con Israel, como parte del proceso de paz; de esta manera, supuestamente, renunció al terrorismo y a la violencia. Sin embargo, desde entonces, esa organización se ha visto envuelta en numerosas arremetidas que la vinculan con el terror, que van desde el entrenamiento de milicias paralelas, pasando por el contrabando de armas y explosivos, hasta la perpetración de ataques.
A partir del 94, la dirigencia de Fatah se hizo cargo de la naciente AP, y Arafat fue presidente hasta su muerte, en 2004. Lamentablemente, la oportunidad histórica fue desaprovechada por Fatah, ente acusado de corrupción, ineficiencia y nepotismo, lo cual debilitó su autoridad.
Una de las obligaciones ineludibles a las que se comprometieron en Oslo fue la disolución de los grupos armados. Pero en el 95, los dirigentes de Fatah crearon otras milicias: Tanzim, brazo militar de Arafat, que estuvo detrás de la segunda Intifada iniciada en 2000; y las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, que ejecutaron cuantiosos ataques contra ciudadanos israelíes, dentro de Israel.
En las elecciones legislativas de enero de 2006, Hamas obtuvo una victoria arrasadora. No obstante, debido a su rotunda negativa de reconocer a Israel, no consiguió gobernabilidad. En marzo de 2007, el primer ministro por parte del bando islamista, Ismail Haniye, se vio obligado a establecer un gobierno de unidad nacional junto a Fatah, pero fracasó, llevando a los palestinos al borde de una guerra civil. En junio, Hamas se apoderó de Gaza y Fatah, encabezado por Abbas, dirige la AP desde Cisjordania.
De estas dos agrupaciones palestinas, podemos afirmar que Hamas muestra abiertamente su radical intolerancia y odio hacia Israel y el pueblo judío. Mientras que Fatah pretende dar una imagen proclive al diálogo; pero, al mismo tiempo, permite la violencia de distintas bandas criminales, tanto la propia, las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, como la de sus adversarios de Hamas y Jihad Islámica.
Tenemos fresca en la memoria que durante los preparativos de la Conferencia del Medio Oriente en Annapolis realizada a fines del recientemente pasado mes de noviembre, la televisión oficial del gobierno palestino mostró sus verdaderas intenciones al revelar un mapa completo de Israel pintado con una bandera palestina. Ello es parte de la educación formal de la Autoridad Palestina, cuyo mensaje permanente de un mundo sin Israel se repite en libros escolares, medios de comunicación oficiales, programas de televisión para niños, rompecabezas, video clips, símbolos formales, escuelas, calles. Así, evidencia que su anhelo no es convivir con su vecino Israel, sino establecerse en lugar de este.
Otro ejemplo más del doble discurso de los líderes "moderados" palestinos, lo constituye el hecho que en los últimos días de 2007, un soldado de las fuerzas nacionales palestinas junto a un funcionario de la Corte Sharía de la AP, ambos miembros activos de Fatah, asesinaron a dos jóvenes israelíes en las cercanías de Hebrón.
Pese a las diferencias ideológicas de Hamas y Fatah, ambos clanes, mediante sus propios y característicos estilos, persisten en su odio hacia los judíos; uno lo declara y el otro lo oculta, pero los dos actúan en consecuencia.

Fuente: CAIV

¿Y con esta gentuza quiere negociar Olmert? ¿cuándo aprenderemos?

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal