Sentir, luchar, vencer ... podemos

domingo, diciembre 23, 2007

David Raziel, héroe de Israel






David Raziel nació en Vilna el 19 de diciembre de 1910. A los tres años de edad su familia inmigró a Eretz Israel. Su padre era un prestigioso maestro e Henreo que trabajó en las escuelas primarias de Tel-Aviv. Poco tiempo después les impidieron obtener la ciudadania turca y ellos fueron deportados por las autoridades. Durante 8 años pasearon de país en país hasta que luego, bajo el gobierno inglés, ellos fueron re-admitidos en Eretz Israel.
Con su ejemplo personal y espíritu de abnegación y sacrificio fue precursor de la célebre consigna que hoy distingue a los jefes superiores del ejército de Israel: “Todos detras de mí”. En el ejército de Israel el comandante marcha delante de sus soldados, y que abre paso a la formaciñon y luego lo siguen sus subordinados.
David Raziel el que fuera posteriormente el comandante del Irgun Tzvai Leumí, se incorporó a la Haganá en 1929. Los desmanes árabes de ese año en Hebrón, donde fueron asesinados brutalmente muchos judíos, principalmente estudiantes de la cadena Talmúdica de esa ciudad, dejaron profundas huellas en su ánimo como en el de muchos otros jovenes de su generación.
En esos días estudiaba Filosofía y Ciencia Judaica en la Universidad Hebrea de Jerusalém y estaba dominado por un sentir religioso.
David Raziel, puede ser definido esencialmente como un hombre de profunda sencibilidad y vocación espiritual. Cuando constató la opresión de que era víctima su pueblo y las iniquidades cometidas contra este, comprendió que esa situación solo podia ser enfrentada por la fuerza.
Al crease el Irgún, ingresó de inmediato en sus filas y se convirtió pronto en uno de sus principales voceros al tiempo que puso en relieve su temple valiente y espíritu de sacrificio.
La hermana de David, Esther Naun-Raziel, también luchó en las filas del Irgun desde el primer momento de su creación. Ella encabezó la sección femenina y dirigió la radio emisora clandestina. En varias oportunidades estuvo encarcelada en la prisión de Bet Lejem en la época del dominio ingles.
Bajo la jefatura de Raziel como Comandante Supremo del Irgún Tzvai Leumí, y con el consentimiento de Jabotinsky, fue quebrada en 1936 la política de “autocontención”, aplicada a la sazón por los organismos representativos judíos en Eretz Israel. De acuerdo a ese temperamento oficial, los judíos no debían dejarse provocar por las cruentas agresiones que a diario cometían las bandas asesinas árabes y no responder a la violencia.
El 14 de noviembre simboliza el quebramiento de la postura de “autocontención”, levantamiento cuyo espíritu sirve como guía mentora para la realidad de Israel y de todas las generaciones del futuro. Se puso en claro que no se podría derramar sangre judía impunemente.
David Raziel el heroico comandante del Irgún, liberó a la población judía de Sión de esa afrenta pasividad.
El terror árabe, junto con la autocontención judía creó una situación tal que hizo que los judiós se replegaran en diferentes aspectos de la vida cotidiana, ya que la muerte los acechaba en todos los rincones del país.
Mientras tanto, los árabes podían desplazarse libremente, incluso en zonas predominantes judías. Esto también quebrantaba la vida económica judía. Raziel sostuvo que la autodefensa jamás aseguraría la victoria. Si el fin de la lucha es quebrar la voluntad del enemigo, es imposible lograr ese objetivo sin derrotar previamente sus fuerzas.
Con el fin de la política de autocontención, toda la lucha se centró en una decisiva confrontación con el poder mandatario Británico en Eretz Israel, acción que fuera detenida cuando estalló la Segunda Guerra Mundial debido a la necesidad de concentrar todos los recursos para la lucha contra los Nazis.
La lucha contra el mandato Británico fue retomada tras la derrota de la Alemania Nazi.
El viernes 19 de mayo de 1939, Raziel en camino de Tel-Aviv a Haifa, para reunirse con Pinjas Ruttenberg, uno de los guías de los asentamientos de ese momento. Como las rutas estaban bloqueadas por los ingleses, Raziel decidió ir por aire tomandose una avión en el Aeropuerto de Tel-Aviv, y en la mitad de camino se desvió de ruta y realizó una parada intermedia en el aeropuerto de Lydda. Los pasajeros fueron llevados a las antesalas donde les fue pedida su documentación, minutos mas tarde los policías ingleses arrestaron a Raziel.
Raziel miró a Hitler como el enemigo principal de los judíos, y por esto, cuando estalló la guerra, Raziel escribió una carta para los Generales en Jefe del Ejercito Inglés en Palestina, proponiendo hacer una tregua y ofreciendo ayuda para los ingleses, para luchar contra la bestia Nazi.
En octubre de 1939 Raziel fue liberado y comenzó a colaborar con el ejercito inglés.
En 1940 ya se encontraba en el puesto de Netziv de Betar en Eretz Israel y fue él quien emitió una orden de duelo el día de la muerte de Rosh Betar Zeev Jabotinsky.
En mayo de 1941 David Raziel como Comandante del Etzel, fue enviado a una misión en Irak. Vale la pena aclarar que en Irak se encontraba prófugo el árabe Ex Mufti de Jerusalém que agitaba a los árabes en favor de los Nazis. Este siniestro personaje tubo una destacada intervención en el exterminio de los judíos europeos. Durante la guerra fue huésped de Hitler en Berlín. Uno de los objetivos de Raziel en su misión era la captura de ese criminal de guerra. El Alto Mando Británico apreciaba el espíritu de lucha y la intrepidez de Raziel en arriesgadas acciones de resistencia, sobre todo en operativos de sabotaje, durante el periodo de combate que terminó con la “autocontención”
David Raziel encabeó el grupo de combatientes del Irgún que se desplazo a Irak, a bordo de un avión inglés, a fin de realizar acciones de sabotaje en ese país. Los audaces luchadores judíos volaron grandes destilerías de petroleo. De esa manera, la aviación alemana cuyas máquinas operaban desde aeródromos sirios, cercanos al territorio iraquí se vio privado de combustible necesario para sus acciones bélicas.
La lucha provocó la derrota del régimen Nazi de Bagdad, muchos prisioneros y el Ex Mufti de Jerusalém pudieron escapar hacia distintos países árabes, antes de caer el gobierno Nazi iraquí.
Durante la lucha en Irak, una bomba arrojada desde un avión alemán, terminó con la vida de David Raziel. Sus compañeros sepultaron sus restos en un cementerio militar en Irak, en una ceremonia que tuvo la presencia de altos oficiales Británicos.
Transcurrieron muchos años después del término de la contienda, y las autoridades de Irak se negaban a autorizar la repatriación de los restos de Raziel. Recien en 1955, el gobierno inglés intervino en el traslado de esos despojos mortales que fueron sepultados en un cementerio judío de Chipre. En 1960 cuando ese país obtuvo su independencia, Menajem Beguin como último Comandante del Irgún gestionó ante el arzobispo Makarios el traslado de la urna funeraria a Israel. El mandatario chipriota accedió de inmediato al petitorio y los restos mortales fueron enterrados en el cementerio militar de Monte Hertzl, en una importante ceremonia con honores militares.




Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal