Sentir, luchar, vencer ... podemos

viernes, junio 29, 2007

A la chusma pacifista le va la marcha





El pacifista guerrero y Hezbolá
Agapito Maestre (http://www.libertaddigital.com/)
Zapatero ha vuelto a demostrar su firmeza para mentir en la comparecencia del miércoles en el Congreso. El jueves volvió a repetir los insultos a la razón del día anterior, cuando en presencia del representante del Líbano, nación que ha concedido todos los reconocimientos a los soldados españoles por haber muerto en una emboscada de guerra, dijo que las tropas españolas allí desplazadas no estaban en guerra alguna. Excepto los socialistas y sus socios, nadie con sentido común puede creer estas mentiras. Ni el más osado defensor de las palabras, de los nombres, sobre las cosas, puede aceptar el nominalismo reglamentista y cruel de Zapatero, que prefiere agarrarse a un clavo ardiendo, en este caso la interpretación torticera de una resolución de la ONU, que reconocer lo real: nuestros soldados han muerto en una acción de guerra contra España.
Pero independientemente de los insultos de Zapatero a la inteligencia, hay que reconocerle a este hombre perseverancia y coherencia en el engaño y la mentira desde el 14-M hasta hoy. Más aún, parece que está en la naturaleza del presidente del Gobierno llevar a España a la catástrofe sin mover un músculo. Ciertamente, lo está consiguiendo con la inestimable ayuda de la chusma del "pacifismo" a palos, los medios de comunicación, los nacionalistas y el ejército.
¿El ejército? Sí, sí, también el ejército está poniendo su granito de arena para que España no sea reconocida por aportar algún tipo de racionalidad a las zonas de guerra en el mundo. O es que acaso no es desvergonzado el informe del CNI sobre la carencia de riesgos de nuestras tropas en el Líbano. Con toda razón, ante ese informe penoso del CNI, la prensa europea ha puesto el grito en el cielo y ha criticado con justeza la inteligencia, o mejor, la falta de inteligencia de ese sector del ejército español que está enquistado en el CNI.
Por fortuna para la democracia, la prensa europea no sólo no ha dejado de criticar al gobierno de Zapatero por esa estulticia del CNI, sino que ha puesto en evidencia la "cobarde" política de Zapatero con el grupo terrorista de Hezbolá. Parece ser que este grupo terrorista y cruel, al que Zapatero le había concedido cierta confianza con su propuesta ridícula de "alianza de civilizaciones", sabía con todo tipo de detalle la mala dotación, especialmente la carencia de inhibidores de frecuencias, de nuestros vehículos militares, y habría llevado a cabo con plena conciencia una emboscada de guerra contra España.
A pesar de todo, Zapatero persistirá en su ideología. Seguirá hablando de paz para ocultar la verdad y, sobre todo, para ganar elecciones. A la chusma le va la marcha. Persistirá en sacarle frutos a su "pacifismo guerrero". Por suerte, a nadie en el mundo libre se le escapa ya quién es Zapatero, a saber, el último representante del pacifismo estalinista, o sea, hacer de la paz una cuestión ideológica para eliminar a los adversarios políticos. La prensa europea, mucho más que la española, lo está poniendo en evidencia. Tanto que la lectura de los diarios europeos de estos días parecen más contundentes y críticos que las "correctas" y, a veces, melifluas críticas del PP al Gobierno.

¿Por qué?
( GEES, Grupo de Estudios Estratégicos. )
Un violento atentado, seis soldados españoles muertos y numerosas preguntas en el aire. ¿Se temía un atentado de estas características contra fuerzas de la UNIFIL II? ¿Alguien escuchó las voces de expertos y de gobiernos que alertaban sobre la posibilidad de un ataque terrorista contra los cascos azules? ¿Por qué el jefe del contingente de la ONU, el general Claudio Graziano, afirma que le ha pillado por sorpresa? ¿Se ha escogido con intencionalidad a España como primer blanco? ¿La elección de nuestras tropas como objetivo terrorista ha tenido motivos políticos? ¿Se ha querido probar la resistencia de nuestro Gobierno tras salir corriendo de Irak? ¿Se trata de un episodio aislado? ¿Es la primera señal de una nueva y sangrienta oleada de violencia en la región? ¿Quién está detrás del ataque terrorista: Hezbolá, Damasco, Al-Qaeda...? ¿Se reforzará el mandato de la ONU? ¿Tomarán algún tipo de medidas las demás tropas de la UNIFIL II desplazadas en la zona? ¿Qué va a hacer la denominada comunidad internacional? ¿Piensa hacer algo el Gobierno español?
Se intuyen algunas respuestas, pero la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir a partir de ahora en el Líbano da miedo. Lo poco que está claro hasta el momento es la cadena de errores del Gobierno español desde que decidió mandar tropas españolas al país de los cedros. A veces hay que recordar lo más obvio. Porque hay interesados en no recordar lo indiscutible. Porque se cumplieron los peores pronósticos.
Fue un error de ZP decidir enviar las tropas antes incluso de que hubiera una resolución de la ONU. Fue un error porque el motivo que alegó ZP para semejante locura fue únicamente su deseo de frenar la desproporcionalidad de Israel. Fue un error porque quiso lavar su imagen en el exterior poniendo en peligro a las tropas españolas. Fue un error que ZP no se presentara personalmente en el Congreso de los Diputados para dar la cara y, por el contrario, se escondiera tras su escudero Alonso. Fue un error enviar una misión sin misión.
Desde el primer momento se gestionó desastrosamente mal el despliegue de nuestros militares. Se les envió sin la suficiente seguridad a una zona altamente peligrosa para llevar a cabo una misión imposible. Se ocultó el riesgo al que han estado y están expuestos, y se sigue negando. Y si sale mal ¿por qué no descargar la culpa en los mandos militares?
Esa extraña, injustificada e irrealista confianza de Rodríguez Zapatero y de algunos europeos en Naciones Unidas como la única solución para el Líbano seguirá pasando factura. Están jugando con fuego, pero con fuego real.
Ya va siendo hora de que nos enteremos, para Zapatero (y su banda) el enemigo es Israel, no los terroristas. ¿Alguien se imagina la que habría montada en España si algún soldado hubiese resultado no ya muerto sino simplemente herido por alguna acción, aunque fuese accidental, de las Fuerzas de Defensa de Israel? ¿recordais la que se formó con la muerte del cámara de Tele 5 en Irak?
Para la chusma los muertos solo cuentan en función del rendimiento político que se les pueda sacar. Comparemos por ejemplo la diferencia tan abismal de tratamiento recibido en su día por el caso del Prestige (sin víctimas) y el incendio de Guadalajara (11 muertos).
Así que sí, que tranquilos, que están jugando con fuego pero no serán ellos los que se quemen, por desgracia. Siempre encontrarán víctimas propiciatorias y una prensa que les apoye sin fisuras.

Etiquetas:

2 comentarios:

  • Al gobierno español no les interesa los muertos, sino que le interesa poder utilizarlos para su campaña política. Sin duda esto es una declaración de guerra a España por parte de los terroristas que realizaron ese atentado (probablemente sea Al-Qaeda, aunque no descartaría al Hezbolá).

    De Anonymous Andrés, A las 7/01/2007 12:31 a. m.  

  • este gobierno lleva utilizando a los muertos desde que llegó al poder gracias a la matanza del 11-M

    De Blogger pacobetis, A las 7/01/2007 2:20 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal