Sentir, luchar, vencer ... podemos

martes, abril 29, 2008

Luchando por construir la propia Patria

Dori Lutron de Porisrael.org publica la siguiente entrevista de Martha Wolff al Coronel Shalom Dror realizada el pasado mes de febrero y dentro de un importante trabajo dedicado a conmemorar el 60 aniversario de la Independencia de Israel:

QUERÍA CONSTRUIR MI PROPIA PATRIA

Martha Wolff entrevista Al Coronel Shalom Dror
Israel-Febrero 2008-

P: ¿Shalom Dror quiero preguntarle por qué tuvo que irse de Alemania y si alguna vez volvió?

E: Yo tenía 15 años cuando me fui con Aliá Juvenil de mi ciudad, Dormunt, Alemania.
Yo era el único judío en la clase del Gimnasiun, escuela secundaria. Después de un año de la asunción de Hitler cambiaron nuestro maestro por otro nombrado por el gobierno que apareció con traje militar de la SA, nos puso en fila, leyó nuestros nombres para ubicarnos en nuestros respectivos asientos. Cuando terminó el único al no me había dado ningún lugar era yo. Asombrado le pregunté: -Señor Maestro- cuál es mi banco a lo que me contestó - para cerdos y judíos sólo había un judenbank -. Todos mis compañeros me miraron e indignado lo enfrenté diciendo: -En ningún lugar del mundo un maestro le habla así a su alumno-. El me miró, señaló un lugar –Usted se va a sentar al asiento para los judíos y no quiero escuchar una sola palabra más-.
Esa noche no pude dormir. Había sido una experiencia demasiado fuerte y cruel. Acongojado y pensativo buscaba en mi cabeza una solución ante tanta agresión y llegué a la conclusión que quería construir mi patria, crearla y estar con mi pueblo. Decidí que no quería depender de nadie y así entré al activismo del movimiento sionista. Cuando un grupo ya estaba listo para salir a Israel y establecerse en Tel Jai tomé la decisión de irme con ellos. Tel Jai era parte del Kibutz Kfar Geladí donde estaban estudiando los alumnos del Movimiento Aliat Hanoar, la aliah juvenil, y como Tel Jai era un lugar que guarda la memoria, la historia y la lucha de Trumpeldor me dio aún más fuerza para decidirme. Mis padres no querian que fuera pero yo insistí y me dieron permiso. Tenía 15 años.
Mi grupo partió lleno de esperanzas y con espíritu de lucha.
En Tel Jai nos encontramos con muchos disturbios de los árabes y recién me entregaron mi primer rifle cuando cumplí los 16. Participamos en la defensa del lugar. Más de un año dormimos vestidos preparados para entrar en las posiciones de defensa. A partir de esa participación estuve en los movimientos de defensa más importantes hasta la creación del Estado de Israel. Sin entrar en más detalles fui parte de la construcción de esta patria hasta tenerla. También trabajamos para construir nuestro pueblo porque el pueblo judío que llegó provino de más de cien lugares diferentes, idiomas, culturas, etc.

P: ¿Shalom, dónde estaba el día que se declaró la Independencia?

E: Yo era Comandante de un batallón en Jerusalem y cuando se declaró el Estado estábamos luchando. No tuvimos tiempo de festejar. Recuerdo el día, fue el 29 de noviembre de 1947,cuando la Naciones Unidas votaron por la creación de dos estados-uno judío y otro árabe-Ese día la gente salió a las calles de Jerusalem a bailar y cantar. Era una gran simje. Pero por el contrario, el 15 de mayo del 48, estábamos en una guerra atacados por cinco ejércitos árabes: Jordania, Egipto, Siria, Líbano e Irak y estábamos luchando para sobrevivir. Éramos 650.000 judíos de aquel entonces contra más de 60.000.000 de árabes. Pasó el tiempo y hoy puedo decir que construir un país es más fácil que construir un pueblo. Construir un país se hace con gente que trabaja y plata, pero construir un pueblo hace falta un proceso de tiempo y en los 60 que cumplimos hemos logrado mucho pero todavía falta.

P: ¿Pero usted volvió a Alemania después haber logrado el estado como ciudadano israelí, como judío libre y orgulloso?

E: -Sí volví- Fue en 1957 para hacer los trámites de reparación de guerra porque mi padre había tenido bienes y me pidió que lo ayudara para su indemnización. En esa oficina tuve toda la ayuda que necesitaba de parte de los empleados alemanes quienes también me aconsejaron que yo lo hiciese porque yo había sido un estudiante y había tenido que interrumpir mis estudios. Pregunté adonde debía ir. Me indicaron que al Gimnasiun en el que había cursado mis estudios para que me dieran un certificado. Yo fui a la escuela, pero desgraciadamente no tenían ningún material porque fueron quemados por los bombardeos. Entre las posibilidades que tenía me sugirieron que fuera a la casa de quien había sido mi maestro para que él pudiera firmarlo. Yo me recordaba perfectamente de él. Tenía en mi mente su imborrable nombre- Schenelling-. Me dieron su dirección y fui. Él abrió la puerta, le expliqué porqué estaba allí y sin dudar le pregunté si se acordaba de mí. El me contestó que no. Entonces, le dije que lo iba a ayudar. Le conté que yo había sido su único alumno judío y que me había dicho -cerdos y judíos no tienen lugar y me señaló un judenbank- ¿Se acuerda ahora de mí? Ante mi sorpresa se puso a llorar y avergonzado dijo: -Nosotros estuvimos ciegos. Te pido disculpas- Con una mezcla de venganza y satisfacción había guardado más de sesenta años esperando ese momento. Sin perder tiempo le señalé el papel para que me lo firmara y volvió a pedirme disculpas. Con otro intento de acercarse a mí me tendió su mano a la que rechacé con la convicción de que hay cosas que no se pueden perdonar.-Usted educó una generación para matar y eso es imperdonable- y se tiró al suelo volviendo a pedir perdón. Me di media vuelta y salí sin volver a mirarlo. Tenía mi certificado de estudios del país en el que había nacido y que me había echado por ser judío.
Y tuve suerte de haber elegido tener mi patria porque volví con mi pasaporte israelí, el mismo que cuando terminó la guerra un soldado ruso judío al tenerlo entre sus manos para identificarme en uno de los viajes que hice dijo: -Esto es un Sidur-.

Sidur es el libro de rezos diarios en el judaísmo
Fuente: Porisrael.org

Grandes hombres que vivieron tiempos difíciles y crearon un país maravilloso que, en la actualidad, hombres insignificantes ponen en peligro con su ineptitud.

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal