Sentir, luchar, vencer ... podemos

jueves, agosto 09, 2007

Semper Fidelis .... Betis


BETIS - AC MILÁN: HELIÓPOLIS SE VISTE DE GALA
Cien años no se cumplen todos los días. A menudo, ni siquiera se cumplen. Tanto sufrimiento, tantas penalidades, tantas injusticias, tantos lamentos... suelen hacer desertar al más paciente. Pero el más paciente es el aficionado bético. Y ese no desertará jamás. No dejará sólo nunca a su Betis y hoy engalanará su estadio para celebrar una efeméride que sólo ellos tendrán el privilegio de celebrar y que podrán contar a sus hijos y a sus nietos. Un momento histórico del que aún no tenemos conciencia. Eso llegará con los años.
Y el rival es acorde a la categoría de nuestro Betis y de nuestra afición. Lo mejor que se despacha. El AC Milán. Campeón de Europa este año y con un currículum asombroso. La fiesta va a ser de las buenas.
Desde las 20:00 horas ya habrá actos en Heliópolis con actuaciones y presentación de jugadores y toda una ceremonia que hará las delicias de los 55 000 béticos que se darán cita copando cada rincón del Ruiz de Lopera y apoyando hasta la muerte a su centenario escudo.
El acontecimiento tendrá tintes de final en cuanto a único, exclusivo e irrepetible, aunque sin esa presión y sin esa capital importancia que adquiere en las finales el resultado. Hoy, el resultado es lo de menos -aunque sería la repera ganarle al campeón de Europa-. Hoy esto es una fiesta y hay que saborear cada momento. Paladear cada instante. Esto es un acto histórico.
El Milán trae a todo su arsenal de estrellas. La constelación entera a excepción de los renqueantes Ronaldo, Inzaghi y Maldini brillará sobre el césped del otrora Benito Villamarín.
En frente, los discípulos de Héctor Cúper, con una plantilla que aún necesita de algunos fichajes más, pondrán el alma para entregársela como divina ofrenda a su fiel parroquia. Horas de sol y calor para poder dejarse la garganta y disfrutar de este momento con sus hombres de guerra. Intentarán dar la cara y deleitar a sus aficionados.
El preparador argentino, como su colega Ancellotti, sacará a su once de gala. ¡Vaya partidazo! ¡Vaya fiestón!

Real Betis: Ricardo; Ilic, Juanito, Nano, Babic; Odonkor, Rivera, Juande, Mark González; Sobis y Pavone.

AC Milán: Dida; Oddo, Nesta, Kaladze, Jankulovski; Gatusso, Pirlo, Ambrosini; Seedorf, Kaká; y Gilardino.

Escenario: Ruiz de Lopera; 21:30 horas; La Sexta.

¡Ay! Betis, si llevamos cien años contigo... ¿Por qué no vamos a morir contigo?

Pero, desgraciadamente, en este Betis nuestro siempre tenemos que sufrir la otra cara de la moneda:

PISOTEAR A LOS MÁS GRANDES
¡Ay que ver cómo es el beticismo! ¿Hace calor, verdad? Pues nada, seis horas haciendo cola para un partido amistoso en el que pagan hasta los socios -sin excepción- y que será televisado. ¿Le parece lógico? No. Cualquiera diría que no. Aunque uno, bético, acaba comprendiendo que esta afición es única y que arriesga incluso su salud -hace un sol de justicia- por su Betis.
No obstante, esto esconde una situación de dejadez lamentable. Una vez más, los rectores verdiblancos han maltrado a su mejor estrella. La que lleva cien años. La que nunca muere. La que siempre está ahí. En la Champions y en Tercera. Nada les hace perecer. Están ahí siempre. Perennes. Pero nada. Estos siguen haciendo caso omiso, más preocupados por salir bien en la foto que en dar un trato a esta afición como se merece.
No podemos negar que seguimos siendo tercermundistas en muchos aspectos y el nefasto servicio de taquillas es uno de ellos. ¿Cómo puede ser que sólo haya cuatro taquillas abiertas y la gente dándole la vuelta al estadio? Y siendo así ¿por qué no se abren, viendo la situación, el resto? No se esmeren. No hay respuesta. Al menos, coherente.
Mucho partido del Centenario, mucho hablar de fichajes y muchos fuegos artificiales, pero en este club se sigue ninguneando a los más grandes. Mucho llenársele la boca a los peces gordos de que "esta es la mejor afición del mundo" y de que lo dan "todo por los béticos" y ahí están. Desde las ocho de la mañana haciendo cola para conseguir una miserable entrada para él y para su hijo. Pensó desistir y abandonar y cagarse en la madre que parió a más de uno y maldecir el sistema. Pero se acordó de su hijo. Ese que da saltos de alegría cuando llega a casa con las entradas y le abraza. Al final, acabó tragando y aguantando porque sabe que lleva toda la vida y que esta es una condena dura y que en peores se ha visto. Pero no deja de entender que estamos en el siglo XXI y que esto tiene que cambiar. Que no podemos ir siempre a la cola en todo.
Llevan los dos siendo socios de toda la vida, el padre cuarenta años y el hijo, diez, los diez años que van desde que naciera en aquel mes de julio de 1997, cuando la casa se llenó de alegría y cuando su papi le regaló más que un carnet una sentencia de muerte y una cruz a cuestas que llevamos todos los béticos. ¿Y la recompensa? Este padre pensaba: "Tantos años de socio y aquí estoy como un perro, arrastrándome por el suelo... Mi hijo tiene mucha ilusión, pero dentro de veinte años tendrá que venir él y esto seguirá igual. Si algo no cambia en este Betis es el trato que se le da a la afición. Esa infame propensión a pisotear a los más grandes".
Crifybetico.
Post Scriptum: Por cierto, la cola da la vuelta al estadio y el estadio acogerá a 65.000 béticos. Para que luego digan que estamos desunidos. Seremos diferentes, pero siempre unidos.

http://www.betisweb.com/

Hoy es día de fiesta para los béticos del universo. Disfrutemos de ella. Pero en cuanto acabe la fiesta volvamos a la batalla, ahora más que nunca

¡¡¡VIVA EL BETIS LIBRE!!!

¡¡¡LOPERA VETE YA!!!


Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal