Sentir, luchar, vencer ... podemos

martes, noviembre 21, 2006

Los amigos de Zapatero

EL TITULAR DE INDUSTRIA FUE TIROTEADO EN BEIRUT

El ministro del Interior libanés acusa a Siria del asesinato de Pierre Gemayel

El ministro libanés de Industria, Pierre Gemayel, murió este martes en un atentado terrorista perpetrado en las cercanías de Beirut, según anunció el líder de la mayoría parlamentaria libanesa, Saad Hariri, hijo del también asesinado ex primer ministro Rafic Hariri. Gemayel era uno de los principales apoyos del primer ministro Fuad Siniora, y el atentado se suma a otros perpetrados en los últimos meses contra distintas personalidades políticas y mediáticas en el país. El ministro del Interior libanés ha acusado a Siria de estar detrás del asesinato.

http://www.libertaddigital.com/


Daniel en http://www.herutx.blogspot.com/ nos recuerda los más recientes atentados terroristas perpetrados en el Líbano cuya autoría apunta a los servicios secretos sirios:

-14 febrero 2005: La explosión de un coche bomba en el centro de Beirut acaba con la vida del ex Primer Ministro Hariri y otras 23 personas.

-2 junio 2005: El periodista libanés Samir Kasir muere en un atentado cometido con un explosivo adosado en su vehículo en el barrio cristiano de Aschrafieh, en el este de Beirut.

-21 junio 2005: El ex secretario general del Partido Comunista de Líbano George Hawi, crítico con el régimen sirio y quien se había acercado a la oposición para preconizar el entendimiento entre los libaneses, fallece en un atentado al explotar su coche en Beirut.

-12 julio 2005: Una explosión en un barrio del norte de Beirut causa al menos dos muertos y doce heridos, entre ellos el ministro de Defensa libanés, Elias Murr, y la esposa del embajador mexicano en Beirut.

-25 septiembre 2005: La periodista libanesa May Chidiac resulta herida de gravedad tras estallar una bomba lapa en su vehículo en una localidad al norte de Beirut.

-12 diciembre 2005: El diputado y periodista libanés contrario a Siria Yibran Tueni muere junto a otras tres personas en un atentado con coche bomba perpetrado en un barrio cristiano de la periferia de Beirut.

-5 septiembre 2006: El coronel libanés Samir Chehade resulta herido de gravedad en un atentado en el que murieron sus cuatro guardaespaldas cuando viajaba por una carretera entre las ciudades de Sidón y Beirut, en el sur del Líbano.

Pues sí señor, estos son los amigos de Zapatero, aquellos con los que quiere parir la santa alianza de civilizaciones, los protegidos de eurabia. Unos asesinos expertos en desestabilizar un país como el Libano, expertos en armar y proteger a terroristas para que ataquen a civiles israelíes, expertos en implantar y mantener una dictadura hereditaria.
Supongo que Moratinos se apresurará a lamentar el incidente recalcando que pudo ser cualquiera y que Siria es "un agente imprescindible" para la paz en la zona.
Y es que lo suyo, lo de Zapatero y Moratinos, son los nazis, los teócratas, los terroristas, ... dentro y fuera de España.

Etiquetas:

3 comentarios:

  • Esto es el imperialismo islámico-sirio. Al igual que Hezbolá, Siria siempre impidió que Líbano fuera un país libre y soberano en su propio territorio, asesinando y cambiando de regímenes como se les diera la gana.
    Lo peor es que ante este nuevo asesinato perpetrado por el régimen islamofascista de Siria nadie en Europa dice nada, pero si este asesinato lo hubiera perpetrado un servicio secreto israelí, seguro todos los "progres" en España saldrían a las calles para "defender al pueblo libanés". Pero en realidad a estos "progres" inmundos no les interesa un carajo el pueblo libanés, porque si fuera así se manifestarían contra Siria cada vez que este país viola la soberanía y libertad del Líbano, pero claro... ellos solo protestan cuando es Israel el implicado. A los hipócritas que salieron a manifestarse en España (y también algunos en Buenos Aires) les importa una mierda los libaneses, lo único que le importa es atacar Israel, aunque todos sabemos que el peor enemigo del pueblo libanés es el Estado teocrático de Siria.

    Ese es el problema con el Líbano. Israel nunca va a poder firmar la paz con este país mientras estén los iraníes del Hezbolá o los sirios controlando todo lo que este pequeño país hace. Por eso creo que para lograr una coexistencia pacífica entre el pueblo hebreo y el pueblo libanés es necesario expulsar toda influencia de Siria o Irán en el Líbano.

    Cuando Israel ataca al Hezbolá (que se esconde cobardemente en territorio libanés) porque los terroristas secuestraron, asesinaron soldados israelíes y tiraron misiles contra nuestros civiles, toda la antisemita, prostituta y judeófoba Europa salta a condenar al pueblo judío. Pero cuando Siria porque se le da la gana asesina a un líder político libanés, nadie en Europa dice nada, todos se callan la boca, se callan la boca como siempre. Genocidios en Sudán, guerra salvaje en Ruanda, matanzas en la ex-Yugoslavia, pobreza en latinoamérica, falta de libertad en los países islámicos, deportaciones en Cuba, asesinatos mafiosos en Colombia..... y nadie en Europa dice nada... parece que sólo hablan cuando el implicado es Estados Unidos e Israel. Esto me hace recordar al silencio de los europeos durante la Shoá.

    Europa sigue siendo la misma mierda antisemita de siempre

    ¿¿¿¿¿CUÁNTOS MARMOLEJAS Y CARCALEJOS VEMOS EN LAS CALLES DE MADRID CONDENANDO EL ASESINATO PERPETRADO POR SIRIA?????

    De Anonymous Andrés, A las 11/21/2006 10:07 p. m.  

  • ¡cuanta razón tienes Andrés!
    En eurabia solo interesa aquello que pueda vender bien en la tele y dar votos en unas elecciones. En ese sentido demonizar a Israel o a USA consideran que siempre es rentable. Lo que les pueda pasar a los libaneses o a cualquier otro pueblo le trae sin cuidado a los políticos, periodistas en intelectuales progres de eurabia.

    De Blogger pacobetis, A las 11/22/2006 10:29 a. m.  

  • Coloco aquí un análisis bastante bueno del GEES (Grupo de Estudios Estratégicos) sobre lo sucedido:

    "Un asesinato anunciado
    Eran otros tiempos. Siria se encontraba aislada. Estaba bajo la amenaza de una invasión norteamericana por colaborar con la "insurgencia". Su presencia en Líbano, mediante un régimen policíaco dirigido desde Damasco, se hacía cada día más intolerable. Assad calculó mal sus fuerzas cuando aprobó el asesinato del dirigente sunita moderado Rafik Hariri. La indignación llevó a los libaneses a echarse a la calle, mientras que Francia y Estados Unidos decidían ignorar sus malas relaciones para establecer una acción conjunta, animada por los grupos libaneses en el exilio. El Consejo de Seguridad adoptó una posición firme y Assad se vio obligado a retirar sus tropas y dejar paso a un ensayo democrático en el Líbano, con el respaldo de sunitas, drusos y cristianos. Había sido una humillante derrota.

    El tiempo pasa y las circunstancias cambian. El proceso político iraquí está bloqueado por la actuación violenta de las milicias baasistas, con apoyo sunita y la colaboración de Siria, y del Ejército del Mahdi, animado desde Teherán. La sociedad norteamericana ha perdido su confianza en Bush como comandante en jefe y los demócratas han reconquistado ambas cámaras con un discurso abandonista. Estados Unidos no está pensando invadir ni atacar a Siria. Más aún, se oyen voces en Estados Unidos, y son muchas, que piden un diálogo abierto con los regímenes de Damasco y Teherán. Assad se siente fuerte porque está ganando la batalla de Irak y los norteamericanos la están perdiendo.

    Irán y Siria consideraron llegado el momento de recuperar el control del Líbano. Una vez más utilizaron a Hezbolá para desestabilizar el proceso democrático en marcha. La provocación a Israel no fue más que un instrumento para romper el guión establecido por las grandes potencias democráticas, en conjunción con las fuerzas moderadas. Los chiítas, excluidos del acuerdo por su alianza con Siria e Irán, provocaron la guerra con Israel y, a un precio elevadísimo, lograron su objetivo. Demostraron al Islam que las Fuerzas Armadas israelíes no podían acabar con su existencia y que, aun en el peor de los momentos, eran capaces de seguir lanzando misiles contra su vecino del sur. Nasrallah, convertido en un Nasser islamista, proclamó la victoria y comunicó al Líbano que el gobierno de Siniora tocaba a su fin. Era "ilegítimo" porque debía su existencia a la injerencia de las potencias occidentales. En otras palabras, no habría paz mientras cristianos y sunitas no aceptaran la hegemonía siria y el control de las milicias chiítas teledirigidas desde Teherán.

    El asesinato de Pierre Gemayel, nieto del fundador del principal partido cristiano, hijo y sobrino de presidentes de la República, representante de la más poderosa y significada familia cristiana, estaba anunciado, como lo estuvo el del principal líder del sunismo, Hariri. Irán y Siria se sienten fuertes y no van a cesar hasta trasformar el Líbano y Palestina en enclaves islamistas. Para ellos la guerra civil es una opción perfectamente aceptable, entre otras cosas porque saben que para nosotros ese escenario es inasumible, que ningún político se embarcaría en situaciones tan complejas. Mientras Irán siga comprobando que la violación del régimen de no-proliferación nuclear, el apoyo a Hezbolá y la desestabilización de Irak le sale gratis, continuará adelante poniendo patas arriba Oriente Medio. Mientras Siria pueda seguir dando facilidades a los violentos en Irak y en Líbano sin coste alguno, continuará apoyando los designios de Teherán.

    Gemayel no será el último político moderado asesinado en Líbano. Otras ejecuciones están por llegar hasta desestabilizar este pobre país, que caerá definitivamente en manos de Siria si Occidente no actúa pronto y con decisión."

    De Blogger pacobetis, A las 11/22/2006 10:32 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal