Sentir, luchar, vencer ... podemos

miércoles, octubre 18, 2006

Noticias desde eurabia: La conexión nazi-islam

En es-israel.org leo el siguiente informe que confirma lo que muchos sabiamos desde hace tiempo. Y si bucearamos un poquito en las fortunas que algunos personajes públicos y semipúblicos están haciendo gracias a sus "amistades" y "contactos" islámicos ....

La conexion nazi-islam - Almodis Reina

El nazismo y el islamismo tienen una fuerte relacion, aqui esta demostrado. El 5 de octubre del 2006 Financial Times Deutschland publicó la noticia de que el empresario neonazi alemán Kissel construirá la mezquita más grande de Alemania. La noticia, en español, ha sido colgada en Internet por Eurabian News Kissel, el empresario alemán es sponsor de organizaciones nazis alemanas. Para cualquier grupo religioso o político democrático sería repugnante que neonazis colaborasen con ellos, excepto para los que siguen la espada del Islam. La colaboración entre nazis y musulmanes se remonta a los inicios del nazismo. Amin Al-Husseini, tío abuelo de Yaser Arafat, criminal y asesino especializado en matar judíos, creó en Bosnia durante la 2ª Guerra Mundial la División de las SS Hanzar, musulmanes bosnios nazis. Cuando finalizó la criminal aventura totalitaria del nazismo, la basura nazi fue reciclada en los países árabes y convertida al Islam. Algunos Ejemplos: Altern Erich Jefe regional SD (Servicios de Seguridad de Himmler), Asuntos judíos en Galiza. Polonia cambió su nombre en la post guerra por: Ali Bella. En Egipto durante los c 50 como instructor en los campos Palestinos Appler Hans, Servicios de Información con Goebbels cambió su nombre por: Sakah Chaffar, Egipto 1956: fue el Ministro de Información Bartel Franz, Jefe Asistente de la Gestapo en Kattowitz (Polonia) cambió su nombre por: El Hussein Desde 1959, Asuntos judíos el Ministerio de Información en El Cairo Baurnann, SS Standartenuhrer Participó en la liquidación de judíos en el ghetto de Varsovia Aparece después como adscrito Ministerio de Guerra en El CairoInstructor militar para la FLP (Frente de Liberación de Palestina) Bayerlein, Col. Fritz Ayudante de Campo de Rommel Egipto.Aparece después como instructor del FLP Becher Hans, Gestapo. Asuntos judíos Vienaaparece después en Alejandría, Egipto, como Instructor de la PolicíaBender Bernhardt, Gestapo, Varsovia cambió su nombre por: Bechir Ben Salah Consultor de la policia política de El CairoBirgel Werner, Oficial de la SS cambió su nombre por: El Gamin El Cairo, Egipto. Trabajó en el Ministerio de Información. Boeckler Wilhelm SS Untersturmfuhrer Buscado en Polonia por el exterminio del ghetto de Varsovia Está en Egipto, desde 1949. Trabajó en el Departamento sobre Israel en la Oficina de Información en Egipto. Boerner, Wilhelm SS Untersturmfuhrer Guardia en el campo de Mauthausen cambió su nombre por: Ali Ben Keshir. Trabajó en el Ministerio del Interior de Egipto. También fue instructor militar del Frente de Liberación de Palestina FLP **Brunner Alois** Encargado de la deportación de los judíos de Austria, Checoslovaquia, Grecia. Jefe del campo de concentración de Drancy en Francia. cambió su nombre por: Georg Fisher y Ali Mohammed. Damasco, Siria. Consultor para los Servicios Especiales. Protegido por el gobierno sirio contra la extradición. Buble Friedrich SS Obergruppenfuhrer Gestapo Director del Departamento de Relaciones Públicas egipcias -1952, cambió su nombre por: Ben Amman, Consultor para la fuerza policial de Egipto. Bunsch Franz, SA. OBersturmfuhrer Colaborador de Goebbels aparece en el Departamento sobre Israel, en el Ministerio de Información en El Cairo. Egipto Daemling Joachim, Jefe de la GESTAPO de Dusseldorf; cambió su nombre por: Jochen Dressel o Ibrahim Mustapha Consultor para el sistema penitenciario egipcio. Miembro activo de Radio El Cairo Dirlewanger Oskar, Oberfuhrer Jefe de la 36ª División Waffen SS (URSS-Polonia). Se dice que murió en El Cairo desde 1950. Otros afirman que murió el 7 de junio de 1945 en Alemania en un cuartel de detención. Eisele Dr Hans Doctor Jefe del campo de concentración de Buchenwald Murió en El Cairo en 1965. Farmbacher Wilhelm, SS Lieutenant-General Frente del Este de la Wehrmacht, Supervisor del Ejercito Vlassov en Francia en 1944 Consultor Militar para el presidente egipcio Nasser. Gleim Leopold Jefe de Unidad en Varsovia, cambió su nombre por: Lt-Col Al Nashar, Alto Oficial en el Departamento Nacional de la Seguridad de Egipto, encargado del los prisioneros políticos. Heiden Ludwig Periodista para la Agencia Anti-judía Weltdienst (NSDAP) –del partido nazi-, cambió su nombre por: El Hadj, también convertido al Islam. Traductor de Mein Kampf al árabe Vivió en Egipto en los años 50 del siglo XXHeim, Heribert. SS Hauptsturmfuhrer Doctor en Medicina en el campo de concentración de Mauthausen aparece en la posguerra como médico de la policía egipcia Hitholfer Franz Alto oficial de la Gestapo en Viena Vivió en Egipto en los cincuenta * Von Leers, Dr Johannes* Asistente de Goebbels. cambió su nombre por: Omar Amin, en el cargo de la propaganda antisemita En Egipto, encargado de la propaganda antiisraelí en El Cairo, desde 1955 Luder, Karl Jefe del Movimiento de la Juventud de Hitler. Responsable de crímenes antisemitas en Polonia. Fue Ministro de la Guerra en Egipto. Mildner, Rudolf. SS Standartenfuhrer Jefe de la Gestapo en Kattowitz. Jefe de la policía en Dinamarca. En Egipto desde 1963. Miembro de la organización Deutscher Rat Moser Alois, Gruppenfuhrer SS Buscado en la antigua URSS por crímenes contra judíos. Instructor de los grupos juveniles paramilitares en El Cairo. Munzel Oskar General de la SS Militar consultor de El Cairo, durante los cincuenta Nimzel Gerd von. cambió su nombre por: Ben Ali Egipto años 50, siglo XX Oltramare, Georges Director de Pilori en France durante la ocupación alemana; cambió su nombre por:Charles Dieudonne Responsable para TV show ‘La voix des Arabes’ (La voz de los árabes) in Cairo. Murió en el 1960. Peschnik Aehim Dieter cambió su nombre por: El-Said Reside en EgiptoRademacher Granz . Dirigió la sección Anti-judía del Ministerio de Asuntos Exteriores. Alemania; cambió su nombre por: Thome Rossel 1940-43 Periodista en Damasco. Siria. Rauff, Walter Jefe del SD (Servicios de Seguridad de Himmler) in Túnez. En Siria desde 1961. Fue arrestado y liberado en Chile en 1962. Seipel. SS Sturmbannfuhrer Gestapo en Paris, cambió su nombre por: Emmd Zuher. Convertido al Islam. Servicios de Seguridad en el Ministerio del Interior. El Cairo Sellman, Heinrich. Jefe de la Gestapo en Ulm. Alemania; cambió su nombre por: Hassan Suleiman, Ministro de Información en El Cairo. Servicios Especiales egipcios Thiemann, Albert. Oficial de la SS en Checoslovaquia Ministerio de Información cambió su nombre por: Amman Kader. El Cairo Weinmann, Erich, SS Standartenfuhrer Jefe del SD (Servicio de seguridad de Himmler) in Praga. Se dijo que había muerto en 1949. Devino consultor de la fuerza policial de Alejandría. Egipto. Bajo la influencia nazi, los árabes crearon el BAAZ, partido panarabista –nacionalista- socialista, en 1947, dos años después de la derrota de sus maestros nazis. Unos partidos que tienen relación com partidos “socialdemócratas” occidentales. Los panarabistas –nacionalistas-socialistas gobernarán Egipto, Siria e Irak. Éste último hasta la derrota de Saddam Hussein. Victor Davis Hanson narra todo lo que han hecho los islamistas para ganarse el apelativo de Isalmofascismo (original publicado en National Review Online el 29 de septiembre de 2006)No vaya por ahí pidiendo perdón por usar el término “fascismo islámico”. Es la nomenclatura perfecta para la agenda del islam radical, por una variedad de razones históricas y académicas. Que ese uso también sea causa de bochorno extremo para los mismos islamistas como para sus apaciguadores “antifascistas” de la izquierda en Occidente, pues peor para ellos. Primero, la idea general de “fascismo” – la creación de un autoritario estado centralizado que impone una obediencia generalizada a una ideología reaccionaria e integral – encaja bien con los objetivos del islamismo contemporáneo que abiertamente exigen la implementación de la sharia y el regreso a un califato panislámico y teocrático. Además, los islamistas, como es cierto de todos los fascistas, otorgan privilegios a su propio séquito particular de verdaderos creyentes recordando un pasado perdido, prístino, en el que los devotos alguna vez estuvieron libres de la corrupción del modernismo. Es cierto que el mítico Volk de bin Laden no se baña en las claras aguas heladas del Rin, sin mancha de la inmundicia del Tíber; sino que más bien ellos van a caballo y cortan el viento con sus cimitarras al servicio de un majestuoso mundo que pronto renacerá, lleno de califas y mulás. Osama bin Laden pavoneándose en sus vaporosos atavíos no es muy distinto del obeso Hermann Göring con sus cuernos de reno caminando penosamente por su castillo de Karinhall en pantalones cortos de tirantes al estilo alpino. Porque el fascismo nace de la inseguridad y de la sensación de fracaso, el odio por los judíos es de rigueur. Leer los textos de al Qaeda es reentrar al mundo del Mein Kampf (hoy conocido, naturalmente, como jihadi en el mundo árabe). El chiflado ministro de su ideología, el doctor Zawahiri, es simplemente un doctor Alfred Rosenberg vuelto a la vida – otro bufón del mismo estilo, casi medio educado, pero con el suficiente léxico como para disfrazar con elegancia el veneno fascista en un popurrí de malas interpretaciones históricas y pseudoaprendizaje. Dentro de la mente fascista, la envidia y el falso agravio, se llevan grabados a fuego, como anteriormente con los lloriqueos italianos, alemanes o japoneses. Después de todo, nunca pueden explicarse muy bien por qué los moralmente puros, los políticamente entusiastas, los más obedientes salen perdiendo ante las corruptas y decadentes democracias, donde “mezclarse”, sea en sentido racial o religioso, más bien debería haber debilitado a la gente. La “voluntad” del pueblo alemán, al igual que el espíritu “banzai” de los japoneses, siempre debería triunfar sobre la cobarde y corrupta superioridad material de las decadentes democracias occidentales. Por tanto, al Qaeda se vanagloria de que en Somalia y Afganistán, el firme credo del islam derrotó a los más ricos y mejor equipados americanos y rusos. Leer los comunicados de bin Laden es recordar al viejo almirante Yamamato asegurando a sus horrorosos colegas que el tiempo que pasó en Estados Unidos durante los años 20 le enseñó que la América de aquellos locos años 20, a pesar de sus elegantes coches y rascacielos, simplemente no se podía comparar a la valentía de los japoneses escogidos. Segundo, el fascismo se desarrolla mejor en un pueblo otrora orgulloso, recientemente vapuleado, pero hogaño emergente. Están listos para ser engañados a pensar que sus reveses contemporáneos son causados por otros y que pronto serán eclipsados usando mucho más fanatismo. Lo que Versalles y las reparaciones de guerra eran para la nueva Alemania de Hitler, lo que el colonialismo y el paternalismo occidentales en el Pacífico eran para el sol naciente de los japoneses, lo que la vergonzosa imagen del perenne “hombre enfermo de Europa” era para la nueva Roma de Mussolini, igualmente, el modernismo de Israel y la omnipresente cultura popular americana lo son para los islamistas, seguros de un renacimiento vía la vasta riqueza petrolera. Semejante fascismo reaccionario es complejo porque une el infortunio del presente con la tribulación de un majestuoso pasado – pero vislumbrando un futuro aún más majestuoso. El fascismo no es exactamente el narcótico de los deseperados sino el opio de los recientemente fracasados, ahora camino de una supuesta recuperación que acepta con beneplácito el apaño fácil de echarle la culpa a otros pero que se vanagloria de su propia voluntad de hierro. Tercero, mientras hay un fascismo genérico, sus variantes entretejen de forma natural los hilos preexistentes que son comunes a una cultura en general. El de Hitler encerraba ideas de la voluntad alemana, el arianismo y el culto al Übermensch de Hegel, Nietzsche y Spengler, con el romanticismo popular nórdico encontrado desde Wagner hasta la Germania de Tácito. El credo racista de militarismo japonés, el fanatismo y el sentido de destino histórico eran una síntesis variopinta del bushido, el zen y el budismo shintoísta así como de la adoración al emperador y de antiguas leyendas samurai. Las fasces de Mussolini y la idea de un indomable Duce cesariano (o Dux romano) fueron un intento patético de resucitar a la Roma imperial. Igualmente, el fascismo islámico se aprovecha del Corán, la carrera de Saladino y los escritos de los panfletistas nasseristas, baazistas y de la Hermandad Musulmana. Cuarto, así como era tan inútil especular en plena Segunda Guerra Mundial cuántos alemanes, japoneses o italianos aceptaban en realidad el estúpido odio de Hitler, Mussolini o Tojo, igualmente es una empresa fútil preocuparse por cúantos musulmanes son seguidores o defensores de al Qaeda, o por contraste, cuántos en Oriente Medio resisten activamente a los islamistas. La mayoría de las personas no tiene ideología; simplemente se acomodan al parecer reinante de una agenda para el éxito o el fracaso. Así como no había más de una docena criticando abiertamente a Hitler después de que, en 6 semanas, la Wehrmacht acabase con Francia en junio de 1940, tampoco podía encontrarse un solo nazi en junio de 1945 cuando lo que quedaba de Berlín era sólo escombros. No importa si la gente de Oriente Medio en realidad acepta los dogmas de la visión del mundo de bin Laden; pero no si esta gente piensa que bin Laden va para arriba, que les puede dar la sensación de un orgullo restituido, de humillar a los judíos y a Occidente en plan barato. Bin Laden no es más excéntrico o incapaz que Hitler a finales de 1920. Pero si pudiera afirmar que sus mártires forzaron a Estados Unidos a salir de Afganistán e Irak, derrocaron a uno o un par de jeques petroleros y se quedara con su riqueza e influencia – o si consiguera armas nucleares y dominara con ellas a los occidentales apaciguadores – entonces él, al igual que el Führer en los años 30, se convertiría en intocable. Lo mismo se puede decir de Ahmadineyad, presidente de Irán. Quinto, el fascismo surge de falsedades y adopta la mentira. Hitler sentía desprecio por aquellos que creyeron en él después de Checoslovaquia. Rompió cada uno de los acuerdos, desde Múnich hasta el pacto de no agresión soviético. Lo mismo hicieron los japoneses, quienes estaban enviando su flota a Pearl Harbor incluso mientras hablaban de un nuevo avance diplomático. Al-Zawahiri, en sus escritos, se esfuerza en exceso para poner excusas por las mentiras de al Qaeda refiriéndose a las nociones coránicas del disimulo táctico. Recordamos a Arafat diciendo una cosa en inglés y otra en árabe y a bin Laden negando su responsabilidad por el 11-S y luego jactándose de ello. Nada de lo que diga un fascista puede ser fiable, ya que todos los medios son relegados a los fines de ver su ideología cosificada. Igualmente, los fascistas islámicos, usando todos los medios necesarios, contarán infundios y se irán por la tangente en nombre del islamismo. Recuerde esto cuando tome en consideración las protestas de Irán sobre sus objetivos nucleares “pacíficos”. Podemos discrepar en que si los fascistas islámicos del presente tienen los medios militares comparables a lo que tenían anteriormente los nazis, los fascistas y los militaristas – yo creo que una bomba sucia vale como la Luftwaffe entera y que un misil nuclear se compara a toda la potencia de ataque de la Marina imperial japonesa – pero no deberíamos discrepar en lo que son y en lo que quieren. Son fascistas de tipo islámico, literalmente. Y lo menos que podemos hacer es llamarlos así; después de todo se lo han ganado a pulso.

Y más de lo mismo:

Un empresario neonazi calificado por la justicia alemana como “sponsor de organizaciones de extrema derecha” construye la mezquita más grande de AlemaniaLa pregunta de ¿por qué acepta un nazi-fascista construir la mezquita más grande de Alemania? La pregunta se responde por sí misma: nazismo e islamismo van unidos muy unidos sobretodo en Alemania desde que los nazis incorporaron unidades islámicas a las SS y acogieron a siniestros personajes com el Mufti de Jerusalem. Los musulmanes que contrataron a esta firma dicen que lo hicieron porque Kissel, el director de la firma, que está calificado por la justicia alemana de “sponsor de organizaciones de extrema derecha”, les ofreció la mejor oferta técnica y económica para la construcción de esta mezquita. Una estrategia política que tiene también sus contrapartidas económicas. Es el nazi-islamismo.

Aquí son las instituciones "progresistas" (como en Sevilla) las que financias las mezquitas que predican la destrucción de occidente.

Etiquetas:

6 comentarios:

  • Y yo que vengo diciendo????
    Soy de izquierda y me averguenzo de que nuestros dirigentes en España apoyen a los nazis musulmanes, es una verguenza!!

    ABAJO EL FASCISMO!!

    De Anonymous ANTIFASCISTA, A las 10/18/2006 4:35 p. m.  

  • Otra prueba más de lo que es el islamofascismo......
    Un nazi fanático quiere construir la mezquita más grande de toda Alemania, ¿¿la gente necesita más pruebas para darse cuenta que Islam y nazismo van de la mano como hermanos??
    ¿De donde sacaron los "progres" que los musulmanes son de izquierda?... son unos fascistas antisemitas nazis!!!! se ayudan entre ellos!! ¿no se da cuenta la gente de esto en Eurabia?

    Nazismo=Islam=fascismo=antisemitismo

    NO al fascismo!
    Por un mundo sin nazis e islamofascistas!

    De Anonymous Andrés, A las 10/18/2006 4:43 p. m.  

  • Si Occidente sigue con esta política de apaciguamiento al islamofascismo, me temo que pasará lo mismo que pasó cuando Neville Chamberlain intenaba inútilmente hacer las paces con Hitler.
    El apaciguamiento de Chamberlain fue un total fracaso que no hizo más que fortalecer al nazismo, ¿cometeremos de nuevo el mismo error?
    El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra... lamentablemente es así.

    Lo dije muchas veces: el islamofascismo es el fascismo más moderno, es tan moderno que incluso todos los "progres" que dicen ser de izquierda lo apoyan, sin saber (o ¿sabiendo?) que están defendiendo ideas fascistas y extremistas.

    El nazismo es tan peligroso como el islamofascismo, puede que actualmente los fascistas islámicos no tengan el poder que Hitler, Mussolini o el imperio japonés tuvieron hace más de 60 años, pero si Eurabia sigue con esta política de apaciguamiento me temo que volveremos a descepcionarnos como el señor Chamberlain, pero esta vez será mucho peor.

    De Anonymous Andrés, A las 10/18/2006 4:43 p. m.  

  • Ahí tenemos que estar los que vemos la realidad de la situación (estemos en la derecha o la izquierda, arriba o abajo,...)Llamando a las cosas por su nombre y denunciando esta extraña mezcla del más rancio fascismo con el integrismo islamista y el apoyo de muchos políticos profesionales de eurabia que no ven más allá de los votos de las próximas elecciones y en como continuar viviendo del cuento, ya sea en el poder o en la oposición.

    De Blogger pacobetis, A las 10/18/2006 6:17 p. m.  

  • Lo que nos queda por hacer es esperar que ellos lleguen al poder ( no falta tanto ) y entonces utilizaremos las mismas armas que utilizan ellos. Exactamente las mismas, que beban de su jarabe. y lo harán.

    De Blogger Iojanan, A las 10/18/2006 6:33 p. m.  

  • la ignorancia de mahoma, supuesta relaciones con dios,
    un beduino absurdo, ereje y mal nacido.
    el islam es la peor filosofia existente, tercer mundista y debe ser aplastada con las botas.

    Mohhamad nassr el din

    De Anonymous Anónimo, A las 5/25/2008 10:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal